Siempre hay un momento en el que una empresa necesita los servicios de un fotógrafo profesional para poder disponer de fotografías corporativas. Un evento, un fichaje, la presentación de un producto, etc. A día de hoy la tecnología nos permite hacer buenas fotografías con el teléfono móvil y por eso hay empresas que caen en la tentación de ahorrarse el fotógrafo. ¿Realmente vale la pena?

Tenemos muy claro que no hay color. Si se encargan las fotos o el vídeo a la persona de la empresa que tenga el móvil más moderno o la óptica más conseguida… o al primo aficionado a fotografiar puestas de sol y tiene muchos seguidores en Instagram, seguramente nos arrepentiremos. Aquí os dejamos algunos argumentos que lo demuestran:

No hay color, por rentabilidad económica

Cuando desarrollamos un evento invertimos un gasto que no se debe desperdiciar. De hecho, hay que rentabilizarlo haciendo difusión de las imágenes que este evento ha generado a través de las Redes Sociales, publicaciones o notas de prensa que nos ayuden a construir la imagen de marca de la empresa.

De todo el dinero invertido en el evento, la fotografía es la única partida que quedará de recuerdo.

No hay color, por marca

Precisamente, la comunicación de nuestra empresa debe tener unos estándares de calidad que hablen bien de cómo cuidamos los detalles. En caso de que la fotografía corporativa o el vídeo que estemos mostrando no estén a la altura, la percepción de calidad de nuestro negocio se verá seriamente comprometida. Un motivo más por el que es interesante contar con un fotógrafo profesional.

No hay color, por la rapidez en la entrega

Un profesional se planifica, controla sus procesos y lleva una agenda organizada según sus compromisos. Cuando habléis con él sobre el encargo os puede proporcionar una fecha de entrega de los materiales, en los formatos que acordéis y tendréis la tranquilidad de que ese plazo será respetado. El profesional también dispone de un buen equipo a la altura, que le permitirá cumplir, sin poner excusas ni contaros problemas que le han surgido. Un punto más a su favor.

No hay color, por los conocimientos

Es evidente que un fotógrafo profesional tiene la formación, la experiencia y los conocimientos técnicos necesarios para poder ofrecer unos resultados de calidad. El encuadre, la iluminación, la apertura del objetivo, la capacidad para saber ver cuando hay que hacer la foto, ponerse en el lugar adecuado o ser silencioso. La suma de todos estos aspectos entre otros, harán que contar con ese profesional haya valido la pena.

No hay color por el resultado final

Un fotógrafo profesional nos ofrece, finalmente, un plus de tranquilidad: no habrá que sufrir por si el resultado final es aceptable. En Photocall.cat hemos realizado fotos de eventos, ferias, fotografías de viaje, hemos cubierto acontecimientos, campañas de navidad, bodas… por eso estamos preparados para dar respuesta profesional con un nivel de excelencia. Si os interesa contar con nuestra profesionalidad, podéis contactar con nosotros y os atenderemos en menos de 48h.