Cuando necesitas un reportaje fotográfico o un vídeo para dejar constancia de un evento corporativo tienes la opción de contratar los servicios de un fotógrafo profesional o bien, confiar en alguien amateur a quien «le gusta el audiovisual» o «tiene fotos muy bonita » y te ofrece un módico precio.

Desgraciadamente, el auge de la fotografía y el vídeo digital ha provocado la irrupción de aficionados, pero ante unos precios muy golosos, los resultados no serán nunca los mismos y siempre podemos ver comprometida la imagen de nuestra empresa. Queremos exponer pues, punto por punto, los 6 motivos por los que es siempre recomendable contratar un fotógrafo profesional.

  1. Seriedad y rigor

En primer lugar, como se suele decir: «seamos serios». Un fotógrafo o cámara profesional se gana la vida con su trabajo y esto conlleva un trato a este nivel: trabaja con una dedicación completa hacia el proyecto, tiene contratado un seguro de responsabilidad civil que lo cubrirá siempre que sea necesario, paga los impuestos y hace facturas. Todo esto es una suma de factores que puede conllevar grandes distorsiones cuando se trata de aficionados no profesionales.

  1. Disparar en el momento preciso

Por mucho que un fotógrafo amateur tenga una cámara réflex automática o un teléfono móvil equipado con muchísimos mega píxeles, hay un abismo entre un reportaje de boda hecho por un fotógrafo y un amateur. Por mucho que el amateur se disponga a hacer ráfagas de muchas fotos por segundo, su cámara no dispara nunca en el momento preciso para capturar el momento clave del evento. Lo mismo puede pasar con el vídeo: planos poco relevantes, cámara mal situado, y un largo etcétera de errores debidos a la falta de oportunidad y conocimientos.

  1. ¿Dónde está la luz?

Pero no es sólo un tema sobre cuando disparar. Probablemente tampoco sabrá conocer los requisitos a tener en cuenta con respecto a la luz, como en qué momento tiene las condiciones ideales para que una escena tome vida propia. El hecho de no contratar un profesional puede ser demoledor: unas fotografías o un video mal iluminado pueden hundir el proyecto. Sobre todo cuando se trata de un evento que ya ha pasado y no se puede repetir.

  1. La composición 

Tanto en fotografía como en vídeo, es posible también que este amateur o no sepa colocar los elementos que permiten hacer más agradable e interesante la composición de la fotografía, o bien «atrapar» a los que lo están observando.

  1. Lenguaje visual

Que una fotografía sea «bonita» no significa que sea una buena fotografía. Una buena fotografía también es aquella que transmite un mensaje concreto, porque quien la ha hecho ha «sabido mirar». Por eso existen los directores de fotografía en el cine, ¿verdad?

  1. La falsa creencia de que los fotógrafos son caros.

Sólo hace falta calcular los disgustos que nos podemos ahorrar antes, durante y después del evento o sesión de fotos. Seguro que el presupuesto invertido en el fotógrafo profesional, compensa. El fotógrafo hará una planificación como toca, sabrá estar en todo momento durante el evento, logrando pasar desapercibido, sin interferir en el desarrollo del acto. Además, hará la entrega de los materiales en los soportes adecuados y de manera puntual y ordenada.

¿Qué más se puede pedir? Hay más motivos, éstos sólo son 6. Pero ya vemos que la experiencia es un grado. En photocall.cat tenemos largas horas de vuelo en fotografía y vídeo profesional de eventos. Lo llevamos en la sangre, sí, pero también somos profesionales. Así pues nos podéis contactar y os responderemos en breve para ofreceros la opción que más se ajuste a vuestras necesidades.